Buscar
  • adaluzgo

BOLETÍN 10

Deseamos iniciar este año 2008, expresando nuevamente nuestro compromiso, serio, de largo alcance y proyección con la República Bolivariana de Venezuela y sus instituciones Policiales y Militares, así como también con nuestros clientes del área empresarial. Fuertes contratiempos en el 2007 no hicieron mella en la convicción de la Dirección del Holding de Empresas REPYM para consolidar proyectos y afianzar su presencia en el País como proveedor confiable de productos destinados al área de defensa. Para Agosto del 2007 abrimos nuestra planta de Chalecos Anti- balas ARMOURSHIELD cuenta con instalaciones propias acondicionadas y equipadas para producir los chalecos antibalas mas confiables del mercado local. En esta instalación de 1600 metros cuadrados disponemos de maquinaria moderna y nueva para producción. Mejorando los estándares establecidos al inicio de operaciones y con una mayor capacidad instalada. Una in- versión que superó los 2 millardos de bolívares (Bs.F 2.000.000) nos permiten enfrentar con facilidad los retos del mercado local. La independencia de operaciones también dicta que incursionaremos en los mercados del Caribe y América Latina con énfasis y particular esmero para crear nuevas fuentes de empleo que beneficien a los venezolanos. Nuestra casa Matriz Armourshield LTD., está particularmente orgullosa de nuestras operaciones independientes y ese vinculo importante nos permite explorar nuevas tecnologías en materias de protección balística que van a redundar en beneficio de los usuarios.

También deseamos continuar con ímpetu la promoción de nuestro medio educativo, que se ha manifestado en la conducción de un Seminario de Protección Balística, cuyo objetivo fundamental es crear conciencia en los usuarios finales, acerca de los materiales empleados para la fabricación de equipos de protección balística, correcto uso, mantenimiento y cuidado de estos; de igual manera proporcionar información acerca de diferentes chalecos antibalas, niveles y normas que rigen la fabricación de los mismos.


El Seminario Balístico es útil a todo nivel en una organización policial o militar, ya que se encuentra orienta- do para el usuario final, entiéndase el policía o militar en servicio; como también a los diversos niveles de la organización que están vinculados con las operaciones, logística y toma de decisiones en general, al despejar dudas sobre políticas de adquisición, reemplazo, mantenimiento y correcto empleo del equipo.

Además culminamos este breve pero in- tenso ciclo de formación con una prueba balística en el moderno laboratorio que dispone desde 2002 la empresa Armourshield, el cual nos ha permitido sentar sólidas bases en materia de investigación y desarrollo con nuestra casa matriz y prestar la colaboración a instituciones del estado venezolano que requieren conducir pruebas balísticas de acuerdo a los estándares establecidos en el boletín técnico #16 de DARFA y la norma NIJ 01.01.03 o 01.01.04.

Ya son mas 7 años operando en Venezuela conéxitos sin precedentes , esperamos poder serviles por muchos mas.

Para información general nuestra nueva planta de fabricación de chalecos se encuentra ubicada e n l a Urbanización Industrial San Vicente II en Maracay, Estado Aragua.

En nombre de todo el personal que labora en la Empresa:

Armourshield LTD y Armourshield de Venezuela, C.A., no que damas que reiterarnos a sus gratas ordenes. Nu estro compromiso de fabricar el mejor chaleco antibalas y equipos de protección balística seguirá siendo el norte que nos guíe en el 2008 y hacemos votos porque nuestros usuarios se sientan protegidos por nuestros equipos y respaldados por la organización de la cual nos sentimos orgullosos de formar parte.

El Seminario Balístico es útil a todo nivel en una Organización Policial y Militar, Ya que se encuentra orientado tanto para el usuario final como para los niveles Gerenciales.

Puede generar los mismos niveles de stress que cuando se experimentó el peligro previamente.

Estos datos preliminares tienen profundas implicaciones para los funcionarios, entrenado- res e investigadores criminales; estableció el doctor Bill Lewinski del Centro de Investigación de Fuerza de a Universidad de Minessota.

Además los hallazgos coadyuvan a entender como preparar a los oficiales mental y físicamente para copar niveles de confrontaciones violentas y como debemos aproximar al funcionario después del mismo para hurgar su memoria.

Este estudio es parte de una amplia investigación llevada a cabo por el Instituto; de cómo los funcionarios procesan y recuerdan eventos que pusieron en peligro sus vidas. Además del Instituto en los Estados Unidos, la Federación de Policía Metropolitana de Londres ha demostrado gran interés en conducir conjuntamente con el Dr. Bill Lewinski estudios al respecto. Para tal fin en Octubre

del 2007, 48 oficiales de policía londinenses. Un nuevo estudio que mide las reacciones de alarma del incluyendo hombres y mujeres de equipos cuerpo humano en oficiales de policía durante y después de un enfrentamiento armado pone de manifiesto la necesidad de realizar entrenamiento simulado en situaciones “realistas” y también la importante atención que debe prestársele al funcionario después de un enfrentamiento armado.

El estudio demostró que participar en escenarios de entrena- miento realistas y bien diseñados puede generar casi los mismos efectos emocionales y fisiológicos que se encuentran especiales, SWAT, Grupos de protección de personalidades fueron dotados de monitores de ritmo cardiaco.

Estos funcionarios fueron divididos en grupos de 3 hombres y armados con Pistolas Glock 17T (FX) y dotados con cartuchos de Simunitions, y se les dio la misión de participar en un escenario similar: un delincuente en un enfrentamiento real; además, reveló el estudio que herido fue trasladado a un hospital y los una entrevista conducida horas después del enfrentamiento agentes debían brindarle protección.

A medida que los participantes ingresaban en el Lobby del hospital, colmado de pacientes y visitantes se encontraban con un altercado verbal entre una recepcionista y un sujeto que manifestaba ser el hermano del delincuente herido, este último insistía en ver al familiar, aún cuando existían órdenes que no estaban autorizadas las visitas.


El hombre que hacía el papel del familiar mantuvo una escalada del conflicto al punto de irse de manos con el recepcionista para forzar a los policías a intervenir.

A medida que los oficiales respondían a bajar la intensidad del altercado, otro hermano del delincuente ingresaba al lobby del hospital con una escopeta recortada y tomando una mujer de rehén. Luego de efectuar dos descargas de la escopeta en el piso apuntó a los funcionarios e inmediatamente comenzó a realizar demandas para la liberación de su hermano.

A medida que los equipos respondían, todos invariablemente dispararon al secuestrador y lo controlaron posteriormente, el escenario finalizó.

Además de forma interesante, los voluntarios debido a su amplio entrenamiento previo, aún no habiendo trabajado juntos, estos hicieron procedimientos similares.

Dos funcionarios aproximaron al sujeto neutralizado y al rehén, mientras que el tercer hombre se encargó de mantener el control del escenario. Normalmente la respuesta fue tan rápida, que el secuestrador no tuvo chance de hacer uso del arma.

Inmediatamente después del ejercicio, los oficiales todavía con los monitores de ritmo cardiaco se dividieron en subgrupos, algunos conversaron con sus compañeros del suceso, otros no les fue permitido hablar con nadie y los otros escribieron el reporte.

Los Resultados Fueron Tabulados en Detalles para su Análisis, pero Algunos Fueron Patrones Comunes:

* El ritmo cardíaco entre oficiales se disparó hasta 160 pulsaciones por minuto una vez que se inició el enfrentamiento. Es casi el doble del ritmo cardíaco para una persona en buenas condiciones físicas.

* Sin importar la condición física del funcionario, hecho que se comprobó con la prueba aeróbica invariablemente existió un incremento de hasta 75% en el ritmo cardíaco máximo durante el violento e intenso stress psicológico de la experiencia vivida.

* Durante las interrogaciones “post- escenario”, cuando a los participantes se les pidió relatar el hecho el pulso se incrementó hasta 135 pulsaciones por minuto, muy por encima del ritmo normal del participante y muy cercano al experimentado durante el suceso.

Finalmente aquellos funcionarios que pudieron conversar con sus compañeros del hecho pudieron dar un relato mas pormenorizado de la experiencia.

Finalmente los oficiales fueron sometidos a una prueba física aeróbica durante la cual se midió el

ritmo cardiaco y los niveles de oxigeno en el cuerpo.

Los resultados fueron muy interesantes.

Esta técnica se implementa para controlar sujetos en actitud agresiva y de contextura grande fue desarrollada por la Policía Canadiense.

La técnica requiere el esfuerzo coordinado de varios oficiales de policía y se basa en el sistema de desalineación corporal del sujeto en cuanto a músculos y articulaciones para controlar sus movimientos, reduciendo su capacidad de resistencia mientras se aplican dispositivos de inmovilización.

Un sujeto que resista a un arresto puede generar potencia significativa con sus brazos, hombros y piernas, explica el especialista Chris Lawrence. Si los oficiales logran desalinear los miembros del sujeto este puede controlarse mas fácilmente y con menor esfuerzo.

Inicialmente la técnica fue concebida como una respuesta a las confrontaciones con individuos que presentan problemas mentales, pero el procedimiento puede aplicarse efectivamente para controlar un amplio espectro de sujetos grandes con disposición a resistir el arresto, desde borrachos, sujetos violentos, con arrebatos de ira hasta aquellos con intoxicación por uso de estupefacientes.

El método empleado fue desarrollado, probado y refinado por un grupo de instructores de las policías canadienses.


Los beneficios que presenta es que cuando los oficiales tratan de controlar a un sujeto que resiste el arresto y además ejerce mucha fuerza los primeros terminan tratando de aplicar fuerza bruta, esto requiere mucho acondicionamiento y entrenamiento.

Por ende a menos que el oficial ejerza mas fuerza que lo traten de controlar, empleando cualquier técnica que deseen, mientras que el “sospechoso” se le indica que el sujeto lo mas seguro es que no se logre el objetivo de controlarle; por otro lado siempre hay el riesgo que el oficial salga lesionado.

Durante las sesiones de entrena- miento, Lawrence selecciona al alumno mas grande de la clase y otros cinco oficiales para que lo traten de controlar, empleando cualquier técnica que deseen, mientras que el “sospechoso” se le indica que emplee lo que amerite para evitarlo.

Típicamente en 4 o 5 segundos, el “sospechoso” ha sido capaz de levantarse al menos hasta nivel de rodillas.

Después de aplicar la técnica de respuesta canadiense se selecciona a 5 funcionarios pequeños para controlar al grande y los resultados son cortos de sorprendentes.

La técnica, incorpora los componentes claves de las diferentes técnicas de control físico. Permite a los oficiales maximizar sus ventajas biomecánicas y disminuye las del oponente. Cuando es aplicada co rrectamente, permite controlar al individuo sin importar su tamaño, fuerza, intensidad física y emocional.

El siguiente calendario de entrenamiento tentativo para la República de Venezuela lo publicamos para permitir a todos tener referencia de los cursos que ofreceremos a lo largo del primer semestre del año 2008. Pedimos a nuestros lectores, entender que la programación está sujeta a variaciones por cuanto los compromisos internacionales están dictados por la Casa Matriz de Austria y en oportunidades debemos modificar la programación local para hacer frente a las directrices de la casa matriz.

En este primer semestre vamos a dictar los siguientes cursos:

٭ ARMERO G.

Este curso está orientado a los Armeros y Parqueros de las Organizaciones Militares y Policiales. Tienen una duración de dos días y cubre todos los tópicos relacionados con seguridad, accesorios y peculiaridades del arma. Se requiere tener conocimientos de armas portátiles y para participar la organización debe postular a los candidatos especificando que cumplan funciones relacionadas al parque y/o armería.

٭ CURSO TACTICO.

Este exigente curso de formación profesional tiene una duración de 4 días; los tópicos que cubren este programa incluye aspectos teóricos del tiro táctico y tres intensos días de sesiones de polígono.

Este curso es la base en nuestro programa de entrenamiento; orientado exclusivamente a organismos de seguridad del estado.

٭ CURSO POLICIAL NIVEL II.

El Nivel II es continuación en el desarrollo de destrezas para funcionario policial o militar, es un exigente curso de formación profesional, cuyo objetivo es fortalecer al operador para enfrentar situaciones complejas que requieran el uso de armas de fuego.

Este artículo está destinado a todos aquellos funcionarios militares o policiales que portan armas de fuego durante el cumplimiento de su deber, así como también aquellos que la usan como herramienta para defensa personal.

De igual manera esperamos que sirva de referencia para los responsables de la toma de decisiones a todos los niveles de las organizaciones, indiferentemente el tamaño, estructura o misión de la misma.

Ciertamente nos encontramos frente a un panorama un poco difícil, los índices de violencia se han incrementado exponencial- mente en nuestro país, los criminales también son mas violentos, agresivos y propensos a disparar sin importar la condición de sus victimas.

No solo en Venezuela se viven índices de violencia altísimos, otros países alrededor del mundo también presentan una escalada en la espiral de la violencia que resulta preocupante, sea por la influencia de facto- res políticos, económicos, religiosos o ex- ternos ( influencia de criminales de países vecinos o expansión de redes de mafias o pandillas ) entre otras cosas.

Los funcionarios responsables de mantener el orden publico interno sean policías o militares tienen que adecuarse a estas nuevas realidades, debido a que serán victimas del crimen mas temprano que tarde. Ya en algunos países las mafias de drogas han puesto precio a las cabezas de los policías sin importar en el área que trabajan.

Otra razón por la cual dedico líneas a este articulo es la impresionante pasividad con la cual muchos funcionarios viven el problema. En general mucho mas marcado en los países en vías de desarrollo que en aquellas naciones desarrolladas.

Los oficiales asisten a sus escuelas de formación y el entrenamiento en el uso, manipulación y seguridad con armas de fuego es mínimo. De hecho aun cuando parezca mentira, algunos de los participantes en nuestros cursos de entrenamiento han manifestado que solo dispararon entre 2 y do- ce cartuchos durante su proceso de formación, otros manifestaron que no dispararon ni un cartucho. Después al preguntárseles cuantos cartuchos disparataban anualmente para sus reentrenamientos las respuestas fueron en algunos casos tan patéticas que denotan el poco interés que tienen muchas organizaciones en mantener el recurso humano el condiciones optimas para el desempeño de sus funciones.


He tenido casos donde los funcionarios no han disparado un cartucho en mas de 5 años, otros solo 8, 12, 20 en el mismo periodo de tiempo.

Inevitablemente el nivel profesional de estos hombres deja mucho que desear, no importa cuanto corran, cuanto levanten en peso muerto o cuan inteligentes sean en derecho, ingeniería o contabilidad.

Lo peor del caso, es que es muy común entre los oficiales de policía de sufrir un síndrome muy peculiar que se conoce como “presunción de obediencia” Muchos de ellos piensan que por el hecho de ser policías o militares, encontrarse uniformados y portando armas de fuego, los ciudadanos sin distinguir clase, status, origen o intenciones le prestaran atención y cumplirán las instrucciones impartidas.

Increíblemente la combinación nada buena de mala formación y el síndrome de presunción de obediencia, ha dejado el amargo trago de la defunción de un familiar, compañero de armas y amigo en innumerable oportunidades.

Muchas veces al aproximarme a dictar instrucción indiferentemente del país donde voy, le pregunto a la audiencia: Cuantos cartuchos dispararon el año pasado? Y las respuestas solo varían en pocas instituciones donde hay un serio compromiso con el entrenamiento.

En general los funcionarios entrenan tan poco, que sus vidas corren peligro si deben reaccionar ante un ataque armado y por ende son un peligro en la comunidad donde brindan sus servicios.

Para corregiresos problemas, la solución no es difícil e inviable, solo requiere del compromiso a los niveles gerenciales la organización y también del deseo de superación de los integrantes de la misma.

Partiendo de la premisa que un problema fue identificado entonces la solución puede ser aplicada con relativa facilidad:

En primer lugar hay que establecer un programa coherente de adiestramiento con armas de fuego. Además de viable debe poder implementarse a todos los niveles de la organización, empezando por aquellos que tienen el deber de estar en la calle día a día o aquellos que tengan misiones especificas con altos niveles de riesgo.

El programa de adiestramiento debe ser basado en un primer lugar en las políticas de seguridad en la manipulación de armas de fuego. La operación de las mismas debe asumirse de igual manera a toda la organización. Desde el procedimiento de verificación de la condición del arma hasta el procedimiento de carga y descarga debe establecido en un procedimiento operativo vigente y aplicado por todos los miembros de la organización.

El siguiente paso viene a ser el seleccionar una funda policial que brinde los adecuados niveles de seguridad requeridos por los funcionarios de la organización; es completamente incongruente adquirir una pistola cuyo valor oscila entre los $ 400 a 700 y después dotarles de una funda de

$ 7,oo. Por ende cuando se adquiere el armamento hay que pensar en la compra de una funda de seguridad policial apropiada.

Al completar los dos pasas arriba descritos, entonces podemos continuar con el proceso de entrenamiento del personal.

Como parte integral de l adiestramiento se encuentra capacitar al personal en las medidas de seguridad en la manipulación del armamento. Procedimientos de verificación claros, explícitos y fáciles de poner en practica por todos, de igual manera los procedimientos de carga y descarga de las armas cortas.

Los funcionarios deben familiarizarse con la funda, es de vital importancia; para luego entonces proceder a inculcar los principios y fundamentos del tiro.

Para dar inicio a esta porción del articulo es importante resaltar que los especialistas en comportamiento motor dicen que toma entre 3000 y 5000 repeticiones de una determinada habilidad física para crear un reflejo.

Por ende los funcionarios deben practicar en seco los fundamentos hasta convertirlos en reflejos, tal como posición , agarre o empuñadura y alineación de las miras.

La practica en seco de estas destrezas es de vital importancia en las fases iniciales del programa de entrenamiento, luego en el polígono los alumnos deben realizar sesiones de tiro de precisión, hasta que logren sin esfuerzo agrupar a diferentes distancias ( basado en un esquema táctico).

Si los funcionarios son capaces en general de impactar con precisión siluetas pequeñas a diferentes distancias, quiere decir que lo mas seguro es que hayan internalizados la fase II del entrenamiento, impactar la masa que uno necesita. Al concluir las sesiones de entrenamiento básico de precisión, los hombres deben realizar una transición y entrenar las tareas primarias:

٭ Desenfundes, Cambio de Cargadores, Solución de Incidentes de Tiro, tiro con baja

Escenarios realistas utilizando herramientas como Simunition, Paintball ayudan a crear situaciones de Alto Stress que permite evaluar las tácticas aprendidas.

Durante ese periodo básico el funcionario debe disparar al menos 500 disparos.

Luego proceden los re-entrenamientos; estos deben llevarse a cabo con periodicidad y disciplina (al menos 4 veces al año).

Durante esos re-entrenamientos los funcionarios deben disparar no menos de 125 cartuchos:

distribuidos de la siguiente manera:

1.- 25 cartuchos practicando las destrezas del tiro de precisión.

2. – 75 cartuchos refrescando las destrezas tácticas básicas:

desenfundes, recargas rápida y de emergencia, solución de incidentes de tiro.

3. – 25 cartuchos en las destrezas avanzadas, blancos múltiples, tiro nocturno o tiro barricado.

Para concluir entonces podemos decir que el operador debe disparar no menos de 500 cartuchos durante su entrenamiento inicial y 500 cada año.

Para concluir esta edición de nuestro boletín deseamos hacer del conocimiento de todos nuestros lectores que este año nuestro calendario de entrenamiento será poco flexible en virtud de la cantidad de compromisos internacionales que nuestros instructores tienen en otras naciones.

Si desea participar en algunos de nuestros cursos no vacile en contactarnos, asegure su cupo.

Además si su organización ha recibido pistolas Glock o está en el proceso de su adquisición por favor contáctenos para informarle de sus cupos libre de costo como parte del servicio de postventa del cual nos sentimos orgullosos de prestar.

Siempre recuerde que el entrenamiento realista es la diferencia entre la vida y la muerte.

Deseamos seguir contribuyendo con la formación de los Funcionarios Policiales y Militares en su delicada e importante misión.


Oficina Administrativa:

REPYM GLOBAL, c.a.

Av. Paseo Enrique Eraso. Torre La Noria, Piso 11. Oficina 11-B Apdo. Postal 1060. Las Mercedes - Caracas

Telfs. MASTER (+58 212) 991.7465 / 993.2491• FAX (+58 212) 991.7877

glockventas@repym.com / jllabot@repym.com (VENTAS Y SOPORTE TÉCNICO)

Planta:

ARMOURSHIELD DE VENEZUELA, c.a.

Av. Principal San Vicente. Zona Industrial San Vicente II. Final Calle A. Galpón Nº 18-1 Municipio Girardot. Maracay - Estado Aragua.

Telfs. MASTER (+58 243) 237.3602 / 237.2922 • FAX (+58 243) 237.3565

yolandarobles@repym.com (PRODUCCIÓN Y VENTAS)

Gustavo Rangel Director de Entrenamiento GLOCK DE VENEZUELA

4 vistas
WhatsApp Image 2019-01-21 at 10.16.31 AM